tini pavilion

A medio camino entre garaje y sala de exposicones, salón y galería. El pabellón debe contener un porsche 356 de 1948, un Austin Healey 3000 de 1959 y zona de estar con minibar. Se diseña no un garaje o un contenedor si no una caja escénica, dos módulos tini® totalmente prefabricados, que transportados por separado en camión, se ensamblan creando un único espacio.

Un telón negro, uniforme y dos focos que iluminan cada pieza.
Su fachada principal es una celosía de 9 metros que deja intuir el contenido, filtra la luz, permite la ventilación y abrirse por completo fundiendo jardín y pabellón.

Se parte de dos módulos tini® de acero corten modulados para ocupar el lugar exacto que dejan los 6 grandes Tilos existentes. La fachada ciega de corten en su color natural es como una roca en el jardin, opaca y aparentemente pesada mientras el interior es delicado, una superficie negra continua que quiere desaperecer.

El resultado es un pabellón sencillo y elegante, rotundo por fuera y escénico por dentro.

Menú